jueves, 18 de junio de 2009

picnic

siguiendo las instrucciones de roberto, el bedel del hostel con quien estuve fumando un pitillo a escondidas, bajé por el bulevar Malcolm X que me llevó directamente al lado norte de central park. era sábado por la mañana, el cielo estaba blanco, y el parque estaba lleno de deportistas. viendo a aquella gente de cuerpos perfectos corriendo de aquí para allá, no puede uno por menos que desterrar el mito de que en estados unidos la gente está gorda. aunque probablemente la muestra no sea válida, lo que yo veía se trataba de una prueba irrefutable, desde el punto de vista estadístico, de que los neoyorkinos tienen todos un cuerpo diez.

pasear por central park es agradable aún en un día nublado, así que decidí pasar toda la mañana dando vueltas por allí. me senté en un banco a tomar un poco de agua y a recuperarme de la carrera que tuve que darme para grabar el video en que explicaba a marimar el lugar donde escondí la goma. fue entonces cuando me fijé en cuatro mujeres sentadas con gracia sobre una manta, me acerqué para decirles que juntas formaban una postal tan hermosa que no había podido resistirme a decírselo. rieron.

-es muy galante de tu parte.
-es la pura verdad, lo juro por dios.
-¿no será que quieres que te invitemos a desayunar un poco de fruta?
-oh dios, me han descubierto -les respondí entre risas.
-anda, siéntate con nosotras.

lo cierto es que no tenía la menor intencion de que me invitaran a desayunar, pero me pareció una broma amable y no pude resistirme, así que me senté junto a ellas a comerme una manzana verde. cuatro señoras y yo sentados sobre una enorme manta blanca a rayas y alrededor de una mesa de pequeñas patas que soportaba sin queja el peso de un millón de botellas de agua y un bol lleno de fruta troceada. empezamos a hablar de nueva york. les comenté que acababa de llegar la noche antes, pero me durante todo el tiempo tenía la sensación de que era un lugar conocido para mi. "eso es por las películas", dijo rosalind, y el resto asentimos dándole la razón. estuvieron contándome que nueva york es mucho más de lo que sale en las películas. como cualquiera que esté orgulloso de pertenecer a un sitio (sentimiento que me cuesta entender pero que respeto profundamente), las cuatro señoras querían dar al forastero una buena impresión de su ciudad. yo me dejaba impresionar fácilmente, atendiendo a todo lo que decían con aire de interés, así que siguieron contando y contando cosas interesantísimas.

les pregunté si solían ir a central park a desayunar fruta, y me contaron que estaban celebrando un acontecimiento muy especial: el aniversario de la muerte de ralph, el marido de ann.


-hoy hace 8 años que nos dejó. antes de morir me hizo jurarle dos cosas: que no lloraría y que no le olvidaría nunca, que se iría más tranquilo sabiendo que iba a seguir acordándome de que él existió, de que pasó conmigo más de treinta años, de que me pidió matrimonio durante un picnic en el que olvidamos los bocadillos y solo pudimos comernos el postre, que no era otra cosa que fruta troceada y yogur natural. y que recordaría todas las veces que me contó que estuvo a punto de no pedirme que me casara con él porque lo tenía todo ensayado y el hecho de que faltaran los bocadillos hacía que tuviera que improvisar, y prefería no improvisar porque ralph era de esos hombres que abren los regalos sin romper el papel y que nunca se olvidan de tapar el bote de champú cuando se están duchando. me hizo prometerle que nunca olvidaría las palabras exactas que usó en la declaración. yo le hice la promesa, pero sólo cumplo la mitad -dijo con los ojos cargados de lágrimas-. pérdoname muchacho, que vas a pensar que soy una vieja que solo dice tonterías. rose, déjame las gafas anda, sí esas, están ahí debajo. gracias.
-ojalá hablara mejor inglés del que hablo, porque entonces diría algo gracioso que te hiciera reir.

sonrió, aunque fue una sonrisa de agradecimiento por el intento. me preguntó si yo estaba casado y le dije que no, que nunca lo había estado. entonces quiso saber por qué, y le conté que no lo recordaba, pero que suponía que había sido porque nunca había querido a nadie tanto como para saltarme mis principios, (que eso era, que no me había casado por principios), y que no sabía bien si eso era bueno o malo, pero que sospechaba que era malo, aunque sólo se trataba de una sospecha, y que dependiendo de si llovía o hacía sol llegaba a la conclusión que de que lo que quería era estar solo o bien que lo que quería era encontrar a una julieta por la que poder brindar con un frasquito de veneno.

-¿y a qué conclusión has llegado hoy?
-bueno, hoy el cielo está blanco. ¿nos hacemos una foto?

13 comentarios:

Juan Mancera dijo...

Genial la historia que has contado, pero en realidad fue así: "Esto, eh, mmmmmmm, ¿puedo hacerme una foto con vosotras? es que tengo que inventarme una historia y así la ilustro

hnzekto dijo...

¿¿Y a cuál de esas simpáticas señoras te habías imaginado "apoyada bocabajo contra la mesa, arañando la superficie... y arrancándole las bragas con la brutalidad..."??

porque de la alemana no ha habido prueba gráfica que atestigüe tu testimonio :P

Thark, the Benighted Being dijo...

HAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHA
HAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHA
HAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHA
HAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHA
HAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHA
HAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHAHHAAHAHA


la historia de tu libro resumida podría ser "Hola soy Pedro y le he dado la vuelta al mundo en 60 días y he saludado a los desconocidos por la cara y he aprovechado cualquier malentendido para sentarme a charlar con una tipa, ya sea una alemana imaginaria follaescritores o una viuda neoyorkina, porque..quiero escribir un libro. x DDDD FIN"

Pero lo que más me jode de todas esta historia...es que nos quedaremos sin saber la historia del vikingo albino de mirada sanguinolenta!?!? ...que, por cierto, fue el único que no hizo ruidos nocturnos, no??? ehehehehehehehehehehe ...porqué sería???

PD: quién es spike lee??

PD (2): sabrás que la foto del FALLOUT SHELTER puesta por la puta cara en la actualización anterior me ha llegado hasta el rinconcito mas oscuro de mi alma!! : DD

PD (3): me ha encantado tu descripción del hostel...Amo los putos hostels!! : DDDDDDDD

PD (4): estoy ampliamente de acuerdo con el Kay....no hay fotos de la lagarta centroeuropea??

PD (5): te has fumado un pitillo!?!?....has fumado??...y..porqué a escondidas?..no será que le fumaste el pitillo al bedel a escondidas, no??

Thark, the Benighted Being dijo...

PD (6): la escena en la escalera de incencios bajo la noche neoyorkina me ha encantado, por cierto!!!

Zehio dijo...

Muy bonita la foto y la historia, me ha gustado mucho Peter

Anita J. dijo...

Supongo que esperas que piropee tu forma de escribir, pues sí, me gusta mucho (y eso que aunque leo a diario, no me gusta nada la lectura, pero es parte de mi autodisciplina).

Pero más que la forma, me gusta el fondo.

Me encantan las historias que nos cuentas. ¿Qué ha sido del vedel?. Estoy segura que las amigas de Ann también te contarían parte de su historia.

Saluditos de Ana.

Anónimo dijo...

Pedro, no te voy a decir lo que much@s te habrán dicho ya. ¿Qué coño haces perdiendo tu tiempo delante de una puta pantalla? no lo necesitas, eso no es para tí.

Por favor, no vuelvas. Dedica tu vida a lo que te gusta aunque sea en honor de los que no lo hacemos ;)

Anónimo dijo...

Amen hermano.

Bachiller dijo...

A todo esto, nos tienes que decir cómo conseguiste el patrocinio de Adidas.

Julia dijo...

Sigo sin verlo claro.
Vale que tienes prueba gráfica del hecho.
Pero lo de la historia lacrimógena de los bocadillos y las promesas no acabo de creérmelo.
Vamos p'alante que me está gustando el paisaje.
Un beso.

Laura dijo...

Hola, soy Laura, la hermana de Julia y me contó lo de tu viaje por Europa y ahora este de la vuelta al mundo y la verdad es que me está gustando. Yo nunca me atrevería a hacerlo así que disfrutalo por aquellos no nos hemos atrevido ni a pensar en hacerlo. Sigue escribiendo que nosotras seguiremos leyendo. Un besillo

Sergio dijo...

Genial, ya veo que le estas pillando el gustillo a eso de hablar con desconocidos y de decir lo que te venga en gana a la gente que te de la gana.

Me esta gustando mucho las historias que cuentas.
UN ABRAZO Y QUE SIGAS DIVIRTIENDOTE, TEN MUCHO CUIDADIN

Felipe dijo...

Cada vez me gusta más esta historia!!! :-)
Ya me contarás qué parte son verdad y cuáles son fruto de tu copiosa imaginación...pero Dios!!! que entretenido es leerte!!!! espero que llegue pronto la siguiente entrega!!!

Pdt: Afuera el cielo es blanco, afuera el cielo es blanco....¿te tiraste a la alemana o no?????? :-P

Publicar un comentario